Mar 232015
 

Este Sandwich de Berenjena y Huevos (Sabich) está considerado como el primer plato nativo de Israel. Es saludable, riquísimo y fácil de hacer.

Este Sandwich de Berenjena y Huevos (Sabich) está considerado como el primer plato nativo de Israel. Es saludable, riquísimo y fácil de hacer.

A veces te encuentras en una situación molesta, solo para darte cuenta después de que es lo mejor que te podía haber pasado. Imagínate, por poco me marcho Israel sin haber probado este Sandwich de Berenjena y Huevo en Pan Pita (Sabich). Eso habría sido una tragedia.

Si has seguido mis aventuras culinarias en Israel, esta es la última parte, la parte que termina cuando mi vuelo a casa fue cancelado. No estaba muy feliz. Darle la noticia a mi hija que mami se tomaría más tiempo en volver a casa casi me hizo llorar. Por suerte mi amiga Bren se iba a quedar un poco más de tiempo también, así que decidimos salir a explorar Tel Aviv.

Un día con Bren es una aventura en si mismo. Esto y como regresamos a casa con varios pares de zapatos, incluyendo unas bellezas hechas a mano es la historia para otra ocasión.

Este Sandwich de Berenjena y Huevos (Sabich) está considerado como el primer plato nativo de Israel. Es saludable, riquísimo y fácil de hacer.

Pero primero déjame contarme sobre los últimos días de nuestro tour, antes de que se escapen de mi memoria.

Pasamos los últimos días en Tel Aviv, una ciudad que guardaba muchas sorpresas para mí. Francamente no sabía mucho sobre la ciudad, excepto que era bastante cosmopolita. Esa parte era cierto.

Tel Aviv es una ciudad de contrastes: edificios que necesitan un poco de cariño junto a joyas arquitectónicas. Una ciudad amigable a los ciclistas, con bicicletas disponible para rentar a quien quiera, y conductores impacientes, y donde el sonido de la bocina es el “himno nacional” (según me dijeron). Sin olvidar que el tráfico de Tel Aviv no se acerca para nada a nuestro infernal tráfico, aun fue una sorpresa para mí.

Increíblemente me encantó la ciudad, con todo y sus defectos. Dondequiera me rodeaba un aire de juventud exuberante que se correspondía muy bien con mi propio ADN cultural.

Este Sandwich de Berenjena y Huevos (Sabich) está considerado como el primer plato nativo de Israel. Es saludable, riquísimo y fácil de hacer.

Tengo que ser honesta, para ese momento estaba tan agotada que no recuerdo mucho de lo que pasó en Tel Aviv, excepto por algo: la comida fue memorable.

Llegamos a la ciudad un viernes, en la víspera del Sabbath, y estábamos invitados a una cena no-tradicional en el hogar del conocido Chef Itamar Davidov. Nuestros amables anfitriones abrieron las puertas de de su hermoso hogar y nos sirvieron un heterodoxo menú que combinaba platos tradicionales judíos y mexicanos.

Al día siguiente nos dirigimos a nuestro hogar en la ciudad, el muy artístico Hotel Diaghilev, para almolzar en el Restaurante Claro, con una espectacular decoración modernista al mismo nivel de su cocina, y ubicado en lo que era antes las oficinas del Mossad.

Una cena en el Restaurant North Abraxas fue de un “me voy a odiar en la mañana, pero no puedo dejar de probar esto, o aquello” a una discusión de 30 minutos sobre habichuelas verdes y ajo. Eso es lo que pasa cuando sales con blogueros culinarios. Y más tarde un tour de bares de la ciudad de lo que recuerdo poco, aunque al final de la noche estaba completamente sobria.

Este Sandwich de Berenjena y Huevos (Sabich) está considerado como el primer plato nativo de Israel. Es saludable, riquísimo y fácil de hacer.

Después de un tour del mercado “Shuk Levinsky” con el periodista culinario y personalidad de la TV Chef Gil Hovav — a quién la Tía Ilana posiblemente conoció en una vida pasada — conocí a la super Michal Marom, bloguera culinaria local, quien me invitó a su casa para probar su comida familiar: judía polaca. Me encantó la experiencia, su respuestas honestas a mis muchas preguntas y el viaje al supermercado local. Ahora tendré que enseñarle a hacer mangú.

Lo que se suponía iba a ser mi último día en Israel empezó con desayuno en la panadería y restaurante Dallal Bakery y un tour de la cocina con el Chef Aner, que terminaron en un desayuno con las pecaminosas delicias que salen de su cocina.

Por suerte que estuvimos caminando por mucho tiempo, porque tan pronto terminamos el desayuno fuimos al Restaurante MantaRay para el almuerzo. Fue allí, donde probé por primera vez la Shakshuka que inspiró el plato que compartí hace dos semanas.

Este Sandwich de Berenjena y Huevos (Sabich) está considerado como el primer plato nativo de Israel. Es saludable, riquísimo y fácil de hacer.

Más tarde esa noche nos reunimos en un coctel para decir adiós a todos quienes conocimos y a nuestros anfitriones. quienes habían hecho de este un viaje para recordar. Se suponía que regresaría a casa esa noche, pero ya sabes lo que pasó.

Allí estaba, enojada con nadie en particular.

Bren y yo empezamos la mañana caminando por Tel Aviv sin destino fijo. Tuvimos la suerte de encontrarnos con un maravilloso mercado callejero de artesanías y arte. No puedo repetirlo lo suficiente, si visitas Tel Aviv no dejes de visitar el Mercado Nachlat Binyamin es el lugar perfecto para ir a casa con bellos regalos hechos a mano.

Y mientras estás allí, prueba el jugo de granada y naranja fresco.

Este Sandwich de Berenjena y Huevos (Sabich) está considerado como el primer plato nativo de Israel. Es saludable, riquísimo y fácil de hacer.

Hay muchas historias sobre el origen del sabich (que también he visto como sabih, sabikh), pero parece que hay tantas versiones como hay historias del origen del nombre. Está claro que todas las partes vinieron de otro lado (la salat yerakot yisraeli [ensalada israelí] es de origen palestino y árabe. Los huevos haminados son de origen sefardita [judio español] y el tahini se usa en todo el medio oriente) pero fue en israel donde alguien por primera vez combinó todo esto en un pan pita.

Como es de esperar, cada vendedor tiene sus recetas tras labios cerrados, y algunas versiones son muy dificiles de reproducir fuera de Israel.

Inbal, con quien nos encontramos para la cena, nos llevó al lugar perfecto para probarlo: El Lugar de la Felicidad, don dos jóvenes con aspecto de surfistas se notaban un tanto sospechosos de mi cámara y mis preguntas. Por suerte se relajaron después de escuchar la razón por la que visitaba Israel. Hasta compartieron con nosotros que el fantástico jugo que llaman “jugo de la felicidad” se hace a base de jengibre y piña y no contenían sustancias psicotrópicas en lo absoluto. Confieso que me sentí un poco triste de escucharlo.

¡Buen provecho!

Tía Clara
Receta Sandwich de Berenjena y Huevos (Sabich)
 
Tiempo Prep
15 mins

Cocción
6 hrs

Tiempo Total
6 hrs 15 mins

 

Este Sandwich de Berenjena y Huevos (Sabich) está considerado como el primer plato nativo de Israel. Es saludable, riquísimo y fácil de hacer.
Autor: Clara Gonzalez
Sirve: 2 sandwiches

Ingredientes
Huevos haminados
  • Piel seca de 5 cebollas rojas
  • 1 cucharadita de café
  • ½ cucharadita de bicarbonato de soda
  • 6 huevos
Berenjenas fritas
  • 3 berenjenas medianas cortadas en lonjas bien finas
  • 3 cucharadas de sal
  • 1 taza de aceite vegetal (maíz, maní o canola)
Salsa de tahini
  • ¼ taza de tahini
  • ¼ taza de agua
  • 1 cucharada de jugo de limón amarillo (or ½ cucharada de limón verde)
  • ¼ cucharadita de sal
  • 1 diente de ajo, majado
  • 1 ramito de perejil, picado
Ensalada israelí
  • 2 tazas de tomate en cubitos (aprox. 3 tomates grandes)
  • 1 taza de pepino en cubitos (aprox. 2 pepinos)
  • 1 cebolla roja pequeña, cortada en trocitos bien pequeños
  • 3 cucharadas de perejil picado
Para servir
  • 6 pan pita

Instrucciones
Huevos haminados [ver notas]
  1. Coloca la piel de cebolla, café, bicarbonato y huevos en un caldero profundo. Cubre con agua más 4 pulgadas [14 cm]. Cubre con una tapa hermética y cuece en el horno a la temperatura mínima que alcance. Cuece por 3 horas. Retira del líquido y gentilmente golpea la cáscara para que se agriete la cáscara, pero sin pelar. Retorna al horno y cuece por dos horas más. Deja enfriar en el horno hasta que alcance temperatura ambiente. Retira del agua y pela, reserva los huevos.
Fried eggplants
  1. Coloca las berenjenas en un recipiente profundo. Cubre con un litro [1/4 galón] de agua. Agrega la sal y deja reposar por una hora. Retira la berenjena del agua, enjuaga y exprime para sacar el agua. Seca con una toalla de papel.
  2. Calienta el aceite a temperatura media-alta. Fríe la berenjena hasta que se torne dorado oscuro. Deja reposar sobre una toalla de papel para eliminar el exceso de aceite.
  3. Reserva
Salsa tahini
  1. Mezcla todos los ingreidientes hasta que obtengas una salsa espesa con la consistencia del ketchup (puede que necesites agregar un poco más de agua).
  2. Reserva.
Ensalada israelí
  1. Mezcla todos los ingredientes.
  2. Reserva.
Para servir
  1. Corta el pan a la mitad. Rellena con la ensalada, berenjena, y huevos. Rocía con la salsa de tahini.

Notas
Como mencioné antes, hay muchísimas versiones de este plato. Los huevos haminados es parte de algunas versiones, aunque es más común econtrarlos con huevos hervidos simples. Puedes usar huevos duros si lo deseas.

Un ingrediente común es Amba y Skhug, este último le he hecho y es fantástico.

Mar 132015
 

how-to-make-vanilla-pudding-DSC_2479

Basado en un popular desayuno para niños, esta Natilla de Maicena con Chocolate y Vainilla es un postro ligero y fácil de hacer.

Pocos niños dominicanos se han escapado de este plato, aunque ya no es tan popular, pero casi todos lo hemos probado, en una versión u otra. Usualmente se servía en el desayuno o cena, y a veces se servía como un plato reconfortante cuando nos sentíamos mal.

Un par de lectores me pidieron que escribiera una receta para esta Natilla de Maicena con Chocolate y Vainilla, así que me embarqué en el proceso aunque terminó siendo mucho más largo de lo que pensé. Y no fue mi procrastinación usual.

Basado en un popular desayuno para niños, esta Natilla de Maicena con Chocolate y Vainilla es un postro ligero y fácil de hacer..

¿Recuerdas ese viaje a Israel de hace unas semanas? Pues se me ocurrió, parece, que la mejor forma de curarme de la resaca de vuelo es viajar en sentido contrario de la linea horaria otras 6 horas, hasta California. Para ser honesta, el viaje a California fue planeado antes que el de Israel, pero ahora es claro que no fue tan buena idea hacerlo tan cerca uno del otro. O es que me estoy poniendo vieja.

No bien me recobraba de una resaca de volar hacia el este, cuando el viaje hacia el oeste me trajo una resaca de vuelo aun peor, y encima agarré una gripe mutante que me tumbó por varios días. Y para terminar de “arreglarlo” le pasé a mi pobre hija el virus que traje.

Y esa es mi excusa por desaparecer por tanto tiempo.

Basado en un popular desayuno para niños, esta Natilla de Maicena con Chocolate y Vainilla es un postro ligero y fácil de hacer. width=

A final que hice la maicena (por cierto, esta es una marca, lo correcto es “fécula de maíz”) para mi hija, quien sobrevivió a base de yogur por unos días cuando perdió todo el apetito. Este es un plato muy ligero y que cae bien en un estómago delicado, y el servirlo como postre convence a los chicos de probarlo. El toque del coco es un fantástico contraste con lo suave de la natilla.

Y cualquier cosa servida como postre es mejor.

Buen provecho!

Aunt Clara
Receta Natilla de Maicena con Chocolate y Vainilla
 
Tiempo Prep
5 mins

Cocción
10 mins

Tiempo Total
15 mins

 

Basado en un popular desayuno para niños, esta Natilla de Maicena con Chocolate y Vainilla es un postro ligero y fácil de hacer.
Autor: Clara Gonzalez
Sirve: 6 servings

Ingredientes
  • 6 tazas de leche entera
  • ½ cucharadita de sal
  • 1½ taza de azúcar
  • Semillas de 2 vainitas de vainilla, o ½ taza de cocoa amarga
  • 1½ cup de fécula de maíz
  • ½ taza de coco seco rallado

Instrucciones
  1. Mezcla la leche con la sal y azúcar. Mezcla con la fécula de maíz y agrega vainilla o cocoa (dependiendo de cual usarás). Cuela para eliminar los sólidos que no se disolvieron.
  2. Vierte en una olla y lleva a fuego medio, cuece removiendo. Cuando empiece a hervir baja el fuego y continúa removiendo hasta que se torne espeso (como leche condensada). Retira del fuego.
  3. Vierte en otro bowl y sigue removiendo hasta que enfríe a temperatura ambiente. Vierte en soperitas de servir. Cubre con el coco y enfría en la nevera.

Notas
Puedes hacer el pudín de chocolate o vainilla, o hacerlo mitad y mitad y servir en capas (como en la foto).

Usa leche de almendras si deseas una versión vegetariana estricta.

Feb 232015
 

Shakshuka: Huevos en Salsa de Tomate

Shakshuka: Huevos con Salsa de Tomates” width=Shakshuka (Huevos en Salsa de Tomate) es uno de esas comidas que ha dado tanta vueltas por el internet que es muy posible que la hayas visto antes, pero probarla por primera vez, es otra cosa, y te hace preguntarte porqué no lo habías hecho antes. Una idea tan simple, un plato tan bueno.

Este plato, también se conoce como shakshouka, y su nombre se usa en árabe para describir cualquier tipo de mezcla. Sus orígenes son un asunto disputado, pero la teoría más aceptada es que es de origen tunisio — aunque también es popular en Libia, Argelia, Marruecos y Egipto — y fue llevada a Israel por judíos tunisios. Es un popular desayuno, pero puede también servirse en la cena.

Shakshuka: Huevos en Salsa de Tomate

Fue en mi tour culinario de Israel cuando conocí la shakshuka por primera vez fuera de un libro de recetas o el internet. Sabía que tenía que escribir la receta para nuestros lectores.

Al tercer día en Israel tomamos las carretera. Me entristecí un poco de no ver más de Jerusalem, y solo vimos la parte antigua de la ciudad, la parte turística; y como cada ciudad antigua colmada de turistas, esta tiene un ligero ambiente de parque de diversiones que me molesta un poco. Aun así me entusiasmaba la idea del viaje por carretera, no hay mejor forma de ver un país.

Shakshuka: Huevos con Salsa de Tomates

Nos dirigimos a la ciudad de Akko (Acre), un par de horas al norte de Jerusalem y cerca de Haifa. Conocida durante las cruzadas com San Juan de Acre, Akko es uno de los lugares del planeta habitados por más tiempo, empezando desde la Edad de Bronze. Arribar al puerto y el casco antiguo de la ciudad deja ver capa tras capa de historia, dándole una apariencia de no estar terminada, algo que me pareció muy fotogénico. Quizás es mi amor por las texturas, que abundan en la ciudad, y que se prestan maravillosamente a la fotografía. Desafortunadamente no vimos mucho del resto de la ciudad donde viven musulmanes, judíos, cristianos árabes y hasta practicantes de la fé Baha’i. Un lugar más que me gustaría visitar con más tiempo

Unos minutos más tarde conocimos al hijo nativo Chef Osama Dallal, estrella emergentes de la escena culinaria israelí, y quien nos llevó a un tour culinario del puerto, mercado y hasta un viaje en bote. Antes de subir nos sirvió un plato que me pareció muy familial, obviamente una versión local de lo que los dominicanos conocemos como niños envueltos. Al final del tour por el mercado, y una demostración improvisada en el mercado nos dirigimos a su puesto en el mercado, donde el entretenido Osama nos sirvió los platos tradicionales de su familia, que ha vivido en Akko por siglos.

Estaría en falta si no menciono que en un puestecillo del mercado probé el mejor falafel que he comido en mi vida. Estas “bolas doradas” y las lecciones de Osama en la etiqueta del hummus vale el viaje a Israel.

Shakshuka: Huevos con Salsa de TomatesShakshuka: Huevos con Salsa de Tomates

La corta visita a Akko terminó al dirigirnos al Mitzpe Hayamim, un interesante hotel y spa que produce la mayor parte de lo que consume, incluyendo quesos, jabones, vegetales y frutas, y donde probamos el mejor desayuno que vimos en Israel. Encaramado en una montaña que le daba vistas que valían millones y habitaciones inmensas, el lugar es realmente impresionante. Terminamos el día con una cena con el Chef Roy Dekel en el restaurant Muscat.

Al día siguiente estábamos de nuevo en la carretera, esta vez de camino al bosque Biriya, con el Dr. Uri Meir Chizik y a probar algo muy único: iríamos a buscar plantas comestibles en el bosque. Terminé con zapatos sucios, pinchada por plantas con espinas, y más que fascinada con el tema. Por suerte la caminata nos abrió el apetito lo suficiente como para disfrutar uno de las comidas más memorables de nuestra visita: Restaurante Magdalena.

Había algo ligeramente conocido, familiar en la cocina árabe del Chef Zuzu, entre los muchos platos, algunos cuyos sabores me recordaban a los nuestros, nos sirvieron kibbeh y tabouleh, que los dominicanos conocemos en nuestra versión kipe y tipili.

Shakshuka: Huevos con Salsa de Tomates

No hay muchos blogs culinarios sin una receta de shakshuka, y pensarías que no aporto nada nuevo. En mi defensa, es un gran plato, muy fácil de adaptar, con versiones que van desde la base sencilla a base de tomates, al cargado de vegetales que prefiero. Conceptos similares se pueden encontrar en otras cocinas — como el pisto manchego español — posiblemente traído por los ocupantes musulmanes que ocuparon la península ibérica por 800 años.

Para mi receta he tomado inspiración de varias fuentes, y añadir queso de freir (halloumi en la original) funciona espectacularmente, al punto que creo que debería formar parte permanente de las shakshukas en todas partes

Buen Tía Clara

Receta Shakshuka: Eggs on Tomato Sauce
 
Tiempo Prep
5 mins

Cocción
10 mins

Tiempo Total
15 mins

 

Si nunca lo has probado, te invito a que lo hagas, te enamorarás de este riquísimo shakshuka (huevos en salsa de tomate), aun mejor con queso de freír.
Autor: Clara Gonzalez
Sirve: 6 porciones

Ingredientes
  • ½ lb de queso de freir (o halloumi) cortado en rodajas
  • 5 cucharadas de aceite de oliva
  • 3 dientes de ajo majados
  • 1 berenjena grande cortada en dados (3 tazas)
  • 1 pimiento morrón cortado en dados
  • 4 tomates grandes cortados en dados (4 tazas)
  • 1½ taza de salsa de tomate[/url]
  • ⅓ taza de agua[/url]
  • 1½ cucharadita de sal (o al gusto)
  • ¼ cucharadita de pimienta (o al gusto)
  • ½ cucharadita de chile en polvo (o al gusto)
  • ½ cucharadita de comino (opcional)
  • 6 huevos
  • 2 cucharadas de perejil picado

Instrucciones
  1. Seca el queso con una toalla de papel.
  2. Calienta la mitad del aceite a fuego medio en una sartén antiadherente y fríe el queso hasta que dore de ambos lados.
  3. Retira el queso de la sartén y deja reposar sobre una toalla de papel. Agrega el aceite restante al sartén y agrega el ajo y berenjena y cuece removiendo por 30 segundos. Agrega el pimiento y tomates y cuece removiendo hasta que los tomates empiecen a soltar el líquido. Agrega salsa de tomate y el agua. Baja la temperatura y cuece tapado hasta que los vegetales estén cocidos (unos 4 mins).
  4. Sazona con sal, pimienta y chile al gusto. Agrega el comino.
  5. Haz cinco huequitos en la salsa, parte los huevos y agrega gentilmente. Cuece hasta que la clara esté dura y la yema blanda. Agrega el queso al sartén.
  6. Cubre con el perejil y sirve de inmediato acompañado de pan.

Feb 132015
 

Pastel de Limón con Cubierta de Queso Crema y Lima

Pastel de Limón con Cubierta de Queso Crema y Lima

La receta de este Pastel de Limón con Cubierta de Queso Crema y Lima es una de las más probadas en nuestro sitio. Esta es la versión no. 4 o 5 que he hecho. De hecho publiqué hace poco una que aunque quedó muy linda, todavía no llegaba a donde quería. Al fin tengo una versión que es perfecta

Pero hablemos de limones y limas, y lo confuso que es el tema cuando se trata de entendernos con los angloparlantes en este tema.

Pastel de Limón con Cubierta de Queso Crema y Lima

En la República Dominciana, y otros países hispanoparlantes, los limones son verdes y las limas amarillas — son frutas distintas. En cambio en los países de habla inglesa, es exactamente lo opuesto. ¿Confundido? Se entiende. Imagínate como se sientes ellos al visitarnos.

En mi cortas búsqueda no pude encontrar el porqué de esta curiosidad linguística, pero te prometemos seguir investigando a ver si encontramos una respuesta.

I could not find the source of this bit of linguistic curiosity, but we vow to keep digging, and try to find the answer.

Pastel de Limón con Cubierta de Queso Crema y Lima

La combinación de lima y limón funciona muy bien en este pastel. El rellenos de queso crema frío es lo que lo hace especial, es tan rico que da trabajo no comérselo antes de decorar el pastel. El pastel tiene el sabor más delicado de las limas — recuerda, las amarillas, y fue lo que más tiempo me tomó que me saliera bien. Empecé con el pastel tradicional del bizcocho dominicano que lleva mucha mantequilla. Lamentablemente este no tienen la misma textura una vez se enfría en la nevera, así que tuve que experimentar con un pastel sin mantequilla. Tres versiones más tarde, encontré la combinación que me dio una masa esponjosa y suave que no se endurece demasiado al enfriarse.

Otra versión, la cual también probé y me encantó, fue agregar semillas de amapola al pastel. Si lo tienes a mano te recomiendo agregarlo. Y como los limones son casi imposibles de encontrar en la RD, puedes sustituir con naranja, que también da un resultado magnífico.

¡Buen provecho!

Tía Clara
Receta Pastel de Limón con Cubierta de Queso Crema y Lima
 
La combinación de lima y limón en un pastel esponjoso con un relleno cremoso queso crema y lima da un resultado espectacular.
Autor: Clara Gonzalez
Ingredientes
Para el pastel
  • Mantequilla para untar los moldes
  • 1 taza de harina de todo uso
  • ½ cucharadita de bicarbonato de soda
  • ¼ cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 1½ cucharada de semillas de amapola (opcional)
  • 3 cucharadas de azúcar en polvo
  • 3 huevos medianos a temperatura ambiente
  • ⅓ taza de aceite vegetal (maní o soya)
  • 2 cucharadas de jugo de lima (o naranja)
  • ¾ taza de leche condensada
  • 1½ cucharada de ralladura de lima (o naranja)
Para el relleno
  • 12 oz [340 gr] de queso crema bajo en grasa, frío
  • 3 cucharadas de mantequilla
  • ¾ cucharada de jugo de limón
  • 1 cucharada de ralladura de limón
  • 1 taza de azúcar en polvo
Instrucciones
Para el pastel
  1. Engrasa dos moldes antiadherentes de 8” [20 cm]. Reserva.
  2. Calienta el horno a 350ºF [150 ºC].
  3. Mezcla harina, bicarbonato, sal, polvo de hornear, semillas de amapola y azúcar. Reserva.
  4. Bate los huevos a alta velocidad usando el aditamento de alambre de la batidora hasta que se tornen de una amarillo claro y espumosos (unos 3 minutos). Lentamente agrega el aceite en un chorrito fino y bate hasta que se torne más espumoso y un color aún más claro (otros 3 minutos).
  5. Agrega el jugo de lima (o naranja) en un chorro fino. Una vez esté bien mezclado, apaga la batidora.
  6. Cierne el harina mientras agregando muy lentamente a la mezcla de huevos, mezclando lentamente con una espátula en un movimiento envolvente. No vayas muy de prisa porque se formarán grumos con el harina y se perderá el aire que incorporaste a la mezcla.
  7. Vierte la mezcla cuidadosamente en los moldes. Hornea hasta que se tornen de un color dorado, y cuando lo pinches con un palillo este salga limpio (20-25 mins).
  8. Retira del horno y deja enfriar a temperatura ambiente antes de retirar de los moldes.
Para hacer el relleno
  1. Vierte el queso crema en la batidora y bate usando el aditamente plano hasta que tengas una mezcla suave y sin grumos. Corta la mantequilla en cubitos y agrega al queso. Bate hasta que se mezcle bien y no haya grumos.
  2. Agrega el jugo de limón y ralladura y bate hasta que se hayan mezclado por completo.
  3. Baja la velocidad para evitar salpicaduras y agrega el azúcar lentamente para que se vaya incorporando a la mezcla. Cuando agregues toda el azúcar, sube la velocidad al máximo y bate por un minuto.
  4. Tapa y enfría en la nevera antes de cubrir el pastel.
Para armar
  1. Vierte el relleno de queso crema en una manga pastelera con hoyo de ½” [1.5 cm]. Haz círculos concentricos con el relleno sobre uno de los pasteles. Cubre con el otro y repite si queda relleno. También puedes cubrir con una espátula, solo asegúrate que no esté muy gruesa la cubierta.
  2. Sirve frío.

Feb 062015
 

Arroz con Lentejas y Cebolla Frita

Rice with Lentils (Mejadra)

El nombre es Mejadra, un popular plato del Medio Oriente. Y cuando una de nuestras lectoras en Instagram se dio cuenta lo parecido que era a nuestro Moro, se hizo obvio porqué tan pronto como lo probé decidí que tenía que compartirlo contigo. La historia de donde y como encontré este plato también vale la pena ser contada…

Hace unas semanas recibí un mensaje con una invitación que casi rechazo puesto que ya tenía compromisos familiares previos. Me habría entristecido mucho, esta era una oportunidad que se presenta una sola vez en la vida. Por suerte mi esposo e Ilana me convencieron, y es así como me embarqué en un viaje a uno de los más emblemáticos países del mundo: Israel.

Rice with Lentils (Mejadra)

Un viaje de 13 horas me llevó a un territorio que no me era familiar. Acostumbrada como estoy a viajar a países donde no hablo la lengua local, aquí ni siquiera reconocía el alfabeto. Afortunadamente casi todos los israelíes que conocí hablaban inglés, algunos inclusive español. Tras ser recibida por una dulce señora del servicio VIP pagado por la organización que me invitó, pasé rápidamente por el complejo proceso de seguridad en los aeropuertos israelíes. Mi amigable y parlanchín taxista me esperaba para darme mi primera impresión de los israelíes en su habitat natural. Esto hizo que prontamente desapareciera una de las pocas ideas erradas que tenía de Israel.

Contrario a la mayoría de los dominicanos, Israel no me era desconocido. He conocido y trabajado con Israelíes, algunos clientes, otros compañeros de trabajo hace tiempo. La misma Tía Ilana creció en Israel, y me dio una idea tam completa de Israel, su gente y cultura, como es posible desde 10,000 km (6,000 millas) de distancia. Algo que todos mencionaron fue cuan directos pueden ser los israelíes, un poco chocante para alguien que viene de una cultura donde la gente detesta las confrontaciones y hace lo que sea para no hablar de verdades incómodas. Debí saberlo, no juzgues a un pueblo sin conocerlo en su propia tierra. Aunque hay algo de cierto en esto, al parecer los israelíes lo esconden de extranjeros ingenuos.

Aunque volé a Tel Aviv — capital no-oficial de Israel — viajamos a Jerusalem para conocer a mis anfitriones y a los otros 4 blogueros hispanos que me acompañarían en este tour: Heidi Leon, Txaber Allue, Bren Herrera and Layla Pujol.

Rice with Lentils (Mejadra) - My Trip to Israel, Part 1Vibe Israel, una ONG sin afiliaciones, ha invitado algunos de los blogueros más influyentes del mundo a Israel (pagaron todos mis gastos) para conocer su gente y cultura. Fui a conocer su cocina y vibrante escena culinaria. Después de las presentaciones caminamos hacia nuestra primera cena: El restaurante Beit Hakavan del Chef Avi Levy y su cocina influenciada por Argelia. No nos decepcionaron.

Olvidando por un momento su conflictiva historia, Jerusalem tiene una diversa cultura culinaria, producto de las muchas culturas allí presentes. Algunas me eran familiares, otras no. La cena, basada en gran parte en vegetales, rebosaba de sabores de estación, sin pretensiones, pero bien presentada. Aun agotados y afectados por la resaca de vuelo, comimos como si la comida se acabaría por completo. Pero nos esperaba mucho más.

Tras un largo sueño y un gran desayuno en el hotel Mishkenot Sha’ananim Guest House — un lugar histórico con una impresionante lista de distinguidos clientes — fuimos por una caminata por el casco antiguo de Jerusalem, un lugar sagrado de tres religiones e imposible de olvidar, seguido por una caminata por el Mercado Mahane Yehuda, un tour que nos puso en contacto con Halva (pasta de ajonjolí dulce) y Bourekas (pastelitos locales), platos ambos que encontraríamos varias veces más en Israel. El mercado es un paraíso para los amantes de la comida, limpio y caótico, cautivante a todos los sentidos. Podría pasarme días en él. Pero había más que explorar, mucho más: una comida privada con la Chef Tali Friedman en su atelier, y más tarde cena en el muy moderno y popular Machneyuda con el dinámico Chef Uri Navon. Puedes ver más imágenes de nuestra aventura israelí visto por el lente del talentoso fotógrafo culinario Haim Yosef.

Arroz con Lentejas y Cebolla Frita

Si llamé al Mejadra un plato del “Medio Oriente” y no uno de la “cocina tradicional israelí” tengo buena razón: la cocina tradicional israelí no existe. Si estás suficientemente sorprendido(a) — yo lo estuve — entonces déjame explicarme. Israel es un país muy joven. Hay israelíes vivos hoy que estuvieron allí cuando su país fue fundado. Estos llegaron de todas partes: desde Europa del Este a Latinoamérica, de Etiopía a la India. Algunos israelíes son etnicamente judíos (aunque no necesariamente religiosos), otros son cristianos, otros musulmanes (de nuevo, no necesariamente religiosos). Para usar el Eufemismo del Siglo: Esta es una nación “compleja”.

Podrás imaginarte la Torre de Babel que es la cocina israelí. Y aquí precisamente recide su fortaleza. Camina de un puesto a otro en el mercado y es como ir de una zona a otra en el huso horario, hablando culinariamente.

Mejadra es un plato humilde, comida reconfortante. Es simple en su preparación, con ingredientes económicos, pero sabores complejos. Algunos de estos le son familiares a los dominicanos (arroz y lentejas), otros no tanto (comino y cúrcuma). Lo bueno es que los ingredientes se pueden comprar en cualquier supermercado grande. Por supuesto que no hay solo una receta para este plato, he creado la mía propia. Puedes encontrar mis fuentes al final de la receta.

¡Buen provecho!

Tía Clara
Receta de Arroz con Lentejas y Cebollas Fritas (Mejadra)
 
Tiempo Prep
10 mins

Cocción
45 mins

Tiempo Total
55 mins

 

Arroz con Lentejas y Cebollas Fritas (Mejadra) es un plato popular en el Medio Oriente y un poco parecido a nuestro moro. Vale la pena probarlo.
Autor: Clara Gonzalez
Sirve: 6 portions

Ingredientes
  • 2 tazas de lentejas
  • 2 tazas de arroz
  • 5 cebollas rojas grandes, 3 picadas en pedazos pequeñitos, 2 cortadas en aros finos
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharaditas de comino
  • 2 cucharaditas de cúrcuma
  • 1 cucharadita de semillas de cilantro en polvo
  • 1 cucharadita de cilantro en polvo
  • ½ cucharadita de pimienta
  • 2½ cucharadita de sal de mesa
  • 1 taza de molondrones en rodajas
  • ¼ taza de garbanzos hervidos
  • ¼ taza de aceite vegetal (maíz, maní, y soya)
  • 2 cucharadas de harina todo uso
  • 1 cucharaditas de sal molida gruesa
  • Cilantro para servir

Instrucciones
  1. Hierve las lentejas, con suficiente agua para cubrirlas más una pulgada [2.5 cm], y cuece por 15 minutos, contando a partir de que empiece a hervir vigorosamente. Retire del fuego y separa las lentejas del líquido. Reserva ambos.
  2. Caliente el aceite de oliva en una sartén de fondo grueso a fuego alto. Agrega la cebolla y cuece removiendo hasta que se torne dorado oscuro.
  3. Sazona con comino, cúrcuma, semillas de cilantro, canela, sal de mesa y pimienta. Agrega el arroz y lentejas, y mezcla revolviendo hasta que los granos estén cubiertos de aceite. Agrega 3 tazas del líquido en que hirvieron las habichuelas (agrega agua si no tienes suficiente). Baja el fuego a medio-alto.
  4. Cuece hasta que casi todo el líquido haya evaporado, removiendo frecuentemente para evitar que el arroz se pegue al fondo. Mezcla con los molondrones y garbanzos. Cubre con una tapa hermética y baja el fuego al mínimo.
  5. Cuece por 15 minutos. Destapa y remueve. El arroz debe estar cocido pero firme. Si es necesario, tapa y cuece otros cinco minutos.
  6. Mientras el arroz se cuece, cubre los aros de cebollas con harina y sal gruesa.
  7. Calienta el aceite vegetal a fuego alto. Fríe las cebollas hasta que estén doradas oscuras. Coloca sobre una toalla de papel para absorber el exceso de aceite.
  8. Sirve el arroz caliente, cubre con las cebollas fritas y el cilantro.

Notas
Esta receta, como menciono en la introducción, es una mezcla de varias recetas e ideas. La idea de agregar molondrones y garbanzos viene de un restaurante del que escribiré en otra ocasión. También usé las recetas de los libros Jerusalem: A Cookbook y Fresh Flavors from Israel como inspiración.

Claudia Roden, la escritora judío-egipcia de The New Book of Middle Eastern Food escribe: “[Mejadra] es tanto un favorito, que aunque se supone es un plato de pobre, es un placer servirlo”.

Si deseas usar arroz integral, remójalo antes de empezar todo el proceso de la receta. Retira el arroz del agua y guarda el agua por si te falta de la cocción de las lentejas.

Jan 302015
 

Receta Asopao de Pollo

Asopao de Pollo Recipe (Chicken and Rice Pottage)

Si has estado prestando atención, habrás notado que no publiqué nuestra usual receta semanal la semana pasada. Me disculpo por eso, pero tenía una buena razón: Estaba de viaje.

Ya les contaré más sobre esto más tarde, pero por ahora espero que esta receta de Asopao de Pollo sea suficiente para excusar mi falta.

Asopao de Pollo Recipe (Chicken and Rice Pottage)

Años atrás, posiblemente en los primeros años escribiendo este blog, publicamos la receta de asopao de camarones, durante estos años una de nuestras recetas más populares. La llamamos una receta “generica”, pensando que cualquiera que quisiera preparer otra version sería capaz de hacer los cambios necesarios. Estuve errada, y no es la primera ni última vez.

Cuando has cocinado la misma comida una y otra vez, es fácil pensar que es muy sencillo hacerla. Quizá es por eso, como nos han contado muchos lectores, sus madres le dicen “solo agrega un chin de esto, y un chin de aquello”.

Receta Asopao de Pollo

La semana próxima les cuento sobre mi viaje, pero si me sigues en Instagram ya sabrás por donde andaba. Tengo buenos recuerdos, hermosas fotos y comida increíble que compartirles.

¡Buen provecho!

Tía Clara
Receta Asopao de Pollo
 
Tiempo Prep
10 mins

Cocción
30 mins

Tiempo Total
40 mins

 

Servida en días frescos, o como un plato económico en fiestas informales el Asopao de Pollo es uno de los caldos favoritos de los dominicanos.
Autor: Clara Gonzalez
Sirve: 6 servings

Ingredientes
  • ¾ galón de agua
  • 3 libras de pollo deshuezado y cortado en trozos pequeños
  • 3 cucharaditas de sal
  • ¼ cucharadita de pimienta
  • 1 cucharada de jugo de naranja agria (opcional)
  • 2½ cucharadas de aceite vegetal (canola, maíz o maní)
  • 1 cucharada de azúcar morena
  • 3 dientes de ajo majados
  • 4 tomates grandes picados
  • 1 pimiento morrón picado
  • ¼ cucharaditas de hojas de orégano seco
  • 1 zanahoria grande, cortada en dados
  • ¼ tazas frijoles verdes (petit pois)
  • 1 lb de auyama cortada en cubitos
  • 1 taza de salsa de tomate
  • 2 tazas de arroz
  • 2 cucharadas de agrio de naranja, o salsa picante (opcional)
  • 2 cucharadas de perejil picado

Instrucciones
  1. Pon a hervir el agua a fuego muy bajo. Cuando empiezen a subir burbujas tapa.
  2. Sazona el pollo con la mitad de la sal, la pimienta y jugo de naranja agria.
  3. Calienta el aceite a fuego medio en un caldero de ¾ de galón [3 lt]. Agrega el azúcar y calienta hasta que se torne dorado oscuro. Agrega el pollo y revuelve hasta que el pollo adquiera un color dorado, cuidándote de salpicaduras de aceite.
  4. Cubre el caldero y baja el fuego a medio-bajo. Cuece el pollo, removiendo regularmente, por unos 5 minutos. Si notas que está muy seco y puede quemarse, agrega una cucharada de agua cuando se haga necesario.
  5. Agrega ajo, tomate, pimiento, orégano, zanahoria, frijoles y auyama y revuelve para mezclar bien.
  6. Agrega la mitad del agua del otro caldero, la salsa de tomate y el arroz. Revuelve para mezclar bien y cubre.
  7. Cuece, removiendo regularmente para evitar que el arroz se pegue al fondo, agrega agua del otro caldero para mantener el mismo nivel en el caldero del arroz.
  8. Una vez que el arroz haya doblado de tamaño y los granos se abran, sazona con sal al gusto, vinagre de naranja agria y perejil y retira del fuego. Debes obtener un caldo espeso. Si necesita más agua, agrega más del caldero del agua. La consistencia final depende mucho de tu propio gusto.

Jan 132015
 

Receta: Albóndigas Agridulces Rellenas de Huevos de Codorniz

Receta Albóndigas Agridulces Rellenas de Huevos de Codorniz

Los primeros libros de cocina que compré después de marcharme de la casa de mis padres fueron una colección muy ecléctica: Comida China, Cocina Hindú y Cocina con Microondas.

Habiendo ya aprendido la cocina básica dominicana al lado de mi madre, estaba lista para explorar algo nuevo. No es necesario decirlo, pero por un tiempo las amigas con quienes compartía mi apartamento se vieron sometidas a constantes experimentos en cocina “exótica”. Una de las recetas que me llamó la atención fue un plato de la India consistente en albóndigas rellenas de huevos hervidos. Desafortunadamente no me sentía lo suficientemente preparada para adentrarme en la cocina Hindú.

Receta Albóndigas Agridulces Rellenas de Huevos de CodornizHuevos de Codorniz

No fue sino tras un viaje al extranjero cuando probé por primera vez la cocina Hindú. La experiencia, excepto de haber ido a la India, no puedo haber sido mejor: El restaurante donde fuimos estaba llenos de nacionales o descendientes hindúes. Lo que habla muy bien de un restaurante de comida tradicional. El personal fue increíblemente paciente con dos personas que nunca habían probado la comida, y que claramente no sabían la diferencia ente un roti y un papadum.

Mientras que quizá se reían por dentro de nosotros, al menos no lo demostraron, explicaron con paciencia que era cada plato, hicieron sugerencias para armar nuestro menú, y se tomaron la molestia de preguntar si había algún ingrediente en particular que no nos gustara para sugerir otra cosa. La comida fue increíble, y tan picante como esperábamos. Quedé encantada.

Receta Albóndigas Agridulces Rellenas de Huevos de Codorniz

Desde entonces no solo se ha convertido la comida hindú en una de nuestras favoritas, no esperamos a viajar para probarla ya. Arrastro especias de países lejanos con tal de tener los ingredientes a mano para preparar aunque sea los platos más sencillos, y hacerlo tan apegado a la receta como es posible.

Un par de años atrás encontré los viejos libros, que se habían extraviado en una de nuestras muchas mudanzas. Y ahí encontré de nuevo la receta que me había tanto llamado la atención. Se me ocurrió la idea de, usando el concepto, crear algo totalmente nuevo. En vez de usar huevos de gallina, usé huevos de codorniz para que las albóndigas fueran más pequeñas, y de tamaño perfecto para picadera.

Te invito a que las pruebes, y que explores la cocina de otros países. Solo saliendo de nuestro círculo de confort aprenderemos a apreciar lo nuestro mejor.

¡Buen provecho!

Aunt Clara
Receta Albóndigas Agridulces Rellenas de Huevos de Codorniz
 
Tiempo Prep
15 mins

Cocción
25 mins

Tiempo Total
40 mins

 

Estas Albóndigas Agridulces Rellenas de Huevos de Codorniz van a deleitar a tus invitados con su sabor y lo bellas que son.
Autor: Clara Gonzalez
Sirve: 12 albóndigas

Ingredientes
Para la salsa
  • 2 tazas de salsa de tomate
  • 4 cucharadas de azúcar morena
  • 2 cucharadas de salsa picante
  • 2 cucharadas de vinagre de arroz
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de aceite vegetal (soya, maíz o maní)
Para las albóndigas
  • ½ lb [113 gr] de carne de res molida
  • ½ lb [113 gr] of minced beef
  • 1 huevo mediano
  • ¼ taza de migaja de pan fina
  • 1 cebolla pequeña rallada
  • ¼ cucharadita de pimienta
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 diente de ajo majado
  • 1 doc huevos de codorniz hervidos y pelados

Instrucciones
Para hacer la salsa
  1. Mezcla todos los ingredientes, remueve hasta que el azúcar se haya disuelto. Reserva.
Para las albóndigas
  1. Mezcla todos los ingredientes, excepto los huevos de codorniz. Amasa hasta que se incorporen todos los ingredientes.
  2. Coloca una cucharada de la mezcla de carne en la palma de la mano y aplasta. Pon un huevo de codorniz encima y envuelve en completamente con la carne. Repite con el resto de los huevos.
  3. Calienta el horno a 350 ºF [175 ºC]
  4. Coloca las albóndigas en un molde de hornear profundo. Vierte la salsa encima asegurándote de que queden todas cubiertas.
  5. Hornea por 20 minutos. Retira del horno y sirve pasados 5 minutos.

Jan 082015
 

Carne Molida con Vegetales

Carne Molida con Vegetales

Cuando terminaba de cocinar esta carne molida con vegetales, de prisa antes de que mi hija llegara de la escuela, me llegó a la memoria una conversación que había tenido con ella unos meses atrás cuando le reclamé que no desperdiciara la comida, o que apagara la luz al salir de una habitación, o cualquiera de esas cosas con que las madres “molestamos” a los niños.

– “¿Mami, somos pobres?”

– “No, no lo somos”

– “¿Entonces somos ricos?”

Caramba, los niños y sus preguntas existenciales en momentos inconvenientes.

Minced Beef with Vegetables

Estoy separada por una generación de mis ancestros campesinos, para quienes la vida que llevo les haría pensar que soy rica. De hecho, si tomamos en cuenta como vive la mayor parte de la población mundial, se les perdonaría si pensaran que tú también lo eres. Después de todo, al menos tienes acceso al internet, probablemente tengas tu propia computadora o teléfono inteligente, tienes agua limpia, servicio sanitario y — viendo que estás leyendo un blog culinario — tienes comida. ¡Que vida de lujo!

No debe sorprenderle a nadie que la comida que hoy amamos, la comida tradicional y reconfortante, es comida creada por quienes en un tiempo eran muy pobres en un esfuerzo de alimentar a la familia. Desde la bouillabaisse francesa, hecha por pescadores pobres con el pescado que no vendían al final del día, a la feijoada brazileña, un caldo de habichuelas negras con los pedazos del cerdo que el amo descartaba y que se daba a los esclavos. Hoy se sirven en mesas de restaurantes lujosos con pompa y circumstancia — claro está después de sustituir el pescado barato y las partes menos “honrosas” del cerdo.

Carne Molida con Vegetales

Muchos platos dominicanos — si no la mayoría — han nacido en la pobreza y la escasez. El arte de “rendir” la comida es parte esencial de nuestra cultura culinaria. Agregar vegetales a los platos de carne es una tradición ya, aun cuando hayamos dejado atrás la necesidad de alimentar con pocos recursos una familia enorme. Irónicamente, es probablemente una de las mejores cosas que hacemos por nuestra salud

Berenjena, tayota, molondrones y pepinos silvestres son algunos de los vegetales más usados para este propósito, como nos confirmaron nuestros seguidores en Facebook.

Este plato de carne molida con vegetales se sirve con frecuencia en casa. Lo servimos casi como un caldo espeso con un poquito de arroz blanco, o lo hacemos sin papas y lo usamos como salsa para pasta, o ponemos menos vegetales para un plato con más carne. Con las sobras se pueden rellenar unas ricas empanadas. Es el epítome de la “comida de pobre”: simple, sabrosa, reconfortante, versátil y barata.

¡Buen provecho!

Aunt Clara
Receta Carne Molida con Vegetales
 
Un plato que se presta a muchos usos, esta carne molida con vegetales a la dominicana está cargada no solo de vegetales, sino con sabor.
Autor: Clara Gonzalez

Ingredientes
  • 1½ lb [0.7 kg] de carne molida baja en grasa
  • 1½ cucharaditas de sal, o al gusto
  • ¼ cucharadita de pimienta
  • 2 cucharadas de aceite vegetal (maní, maíz o soya)
  • 1 cebolla blanca grande, cortada en cubos
  • 3 dientes de ajo picados
  • ¾ taza de salsa de tomate
  • 1½ tazas de agua
  • 1 zanahoria grande, pelada y cortada en cubos
  • ¾ lb [0.35 kg] de papas cerosas, peladas y cortadas en cubos
  • 1 ramo de apio con hojas, picado
  • 1 pimiento rojo picado
  • ½ cucharadas de salsa picante, o al gusto
  • 1 cucharadas de perejil picado

Instrucciones
  1. Sazona la carne con sal y pimienta. Calienta el aceite en una sartén a fuego medio-alto. Agrega la carne y cuece removiendo hasta que se haya evaporado todo el líquido y la carne se dore.
  2. Agrega cebolla y ajo, cocina removiendo hasta que se hayan calentado.
  3. Vierte salsa de tomate y agua y mezcla. Baja el fuego a medio-bajo y tapa. Cuece hasta que empiece a hervir (5-7 min).
  4. Agrega papas y zanahorias. Cuece tapado por 15 minutos, agregando agua cuando se haga necesario para mantener el mismo volumen.
  5. Agrega pimiento y apio. Cuece tapado por 5 minutos, agregando agua cuando se haga necesario para mantener el mismo volumen.
  6. Sazona con salsa picante y sal al gusto. Mezcla con el perejil y retira del fuego.
  7. Sirve con arroz blanco y tostones.

Dec 312014
 

Ponche de Chocolate

Ponche de Chocolate

¡Es el último día del año! ¿Ha donde se ha ido el tiempo?

Este año fue un camino pedregoso para mi familia. Los momentos bajos fueron muy bajos, y los altos bastante altos. A pesar de las pérdidas y los dolores de cabeza, siempre hay una buena razón para brindar por el próximo año. Como amante del chocolate que soy, nada mejor para celebrar la llegada del Año Nuevo que este rico Ponche de Chocolate. Brinda conmigo.

Ponche de Chocolate

Este fue el año en que perdí a mi querida madre tras una batalla de cuatro años con una enfermedad cruel, pero creo que aun tengo mucho por lo cual sonreír: la felicidad de los pequeños momentos del día a día, la familia que nos queda, la salud que tenemos, vivir en un país bastante pacífico, tener trabajo, la salud de mi hija, la comida sobre la mesa.

Quiero aferrarme a estas cosas, y recordarme que el año que viene será mejor. De eso estoy segura.

Ponche de Chocolate

Del fondo de nuestros corazones, te deseamos sinceramente un feliz Año Nuevo. Que tus deseos se hagan realidad, que tu año esté lleno de amor y armonía, y junto a ti una familia feliz y amorosa para disfrutarlo.

¡Feliz Año Nuevo!

Tía Clara
Receta Ponche Navideño de Licor de Café
 
Tiempo Prep
20 mins

Cocción
25 mins

Tiempo Total
45 mins

 

Este rico, suave Ponche Navideño de Licor de Café es perfecto para celebrar las fiestas de fin de año.
Autor: Clara González
Sirve: ¾ cuarto [3/4 litro]

Ingredientes
  • 1 taza de leche evaporada
  • 1 taza de agua
  • 2 cucharadas de cocoa sin azúcar
  • 2 palitos de canela
  • 6 clavos dulces
  • 1 taza de ron blanco dominicano
  • 1½ tazas de leche evaporada
  • 1½ taza de leche condensada
  • 3 yemas
  • 1 pizca de nuez moscada recién molida

Instrucciones
  1. Mezcla leche evaporada, agua, cocoa, canela y clavos dulces. Hierve a fuego muy bajo hasta que el líquido reduzca a la mitad (15 mins. approx.). Enfría a temperatura ambiente.
  2. Mezcla con la leche condensada y yemas. Mezcla bien. Cuela para eliminar sólidos.
  3. Cuece en baño María a fuego muy bajo por 20 minutos, removiendo frecuentemente para evitar que se pegue a los lados (ver notas).
  4. Retira del fuego y vierte en otro recipiente. Mueve vigorosamente hasta que enfríe a temperatura ambiente.
  5. Agrega el ron y nuez moscada y mezcla.
  6. Vierte en una botella limpia y enfría en la nevera antes de servir. Se mantiene hasta una semana en la nevera.

Notas
El agua debe haber empezado a hervir suavemente para cuando empieces a utilizar el baño maría.

Dec 232014
 

Pastelón en Hoja de Yuca

Pasteles en Hoja de Yuca

Apuesto que la mitad de nuestros lectores están metidos en la cocina hasta el cuello, y la otra mitad obsesionada sobre lo que se sirve en la cena de mañana. Y en muchas de esas cenas Pasteles en Hoja de Yuca será una de las estrellas de la noche.

Mañana es la cena de navidad, y no hay otra ocasión que en nuestra cultura culinaria tenga tanta importancia. Es el momento en que muchas familias (y amigos) se reúnen para la cena más grande del año.

Pasteles en Hoja de Yuca

Para cada persona esta fiesta tiene un significado diferente. Para algunos tiene una profunda importancia religiosa, para otras es la ocasión de compartir con la familia, juntarse y ponerse al día en lo que aconteció en el año.

Desde la mansión más lujosa a la casa más humilde del barrio se sirve la mejor cena que se pueda pagar. Nuestros platos nacionales hacen su aparición, y en otras mesas las tradiciones propias de la familia. En la nuestra, y en muchas otras, platos no tradicionales añaden un toque diferente a la cena.

Cualesquiera sean tus costumbres y creencias, Tía Ilana y Tía Clara te desean una muy feliz navidad, y que la pases en tibio abrazo de una familia amorosa.

Pasteles en Hoja de Yuca

Los pasteles en hoja son casi obligarios en muchas mesas dominicanas en esta ocasión, pero estos pasteles en hoja de yuca le da un toque especial. Cada cocinero tiene su propia receta, y hay miles de variaciones, pero esta es la mía, y me encanta. La combinación de la yuca y auyama produce una masa perfecta, en mi opinion, y muy llena de sabor.

¡Buen provecho!

Tía Clara
Receta Pasteles en Hoja de Yuca
 
Tiempo Prep
30 mins

Cocción
1 hr

Tiempo Total
1 hr 30 mins

 

Los Pasteles en Hoja de Yuca son tan buenos como el original, pero me encanta la textura y sabor que en este adquiere una nueva dimensión.
Autor: Clara Gonzalez
Sirve: 8 pasteles (approx.)

Ingredientes
Para el relleno
  • 4 pechugas de pollo, deshuesadas y sin piel
  • 1 cebolla, cortada en cuartos
  • ½ cucharadita de orégano
  • 3 dientes de ajo picados
  • 2 cucharaditas de sal, o al gusto
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • ½ taza de salsa de tomate
  • 1 cucharadita de agrio de naranja o salsa picante
  • 1 cucharada de puerrito
Para la masa
  • 2 lb [0.9 kg] de yuca, pelada y lavada
  • ½ lb [0.23 kg] de auyama, pelada y lavada
  • 1¼ taza de leche
  • 1¼ taza de agua
  • 1 cucharada de bija (annatto, anato)
  • 4 cucharadas de mantequilla
  • 2 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
Para envolver
  • 3 hojas de plátano y papel de hornear (papel pergamino)
  • Hilo de cocina

Instrucciones
Para el relleno
  1. Coloca el pollo en una olla. Agrega ¼ galón [1 lt] de agua, cebolla, orégano, ajo y 1 cucharadita de sal (reserva el resto de la sal. cuece a fuego medio hasta que el pollo esté muy blando.
  2. Retira el pollo del líquido (puedes usar el líquido como caldo de pollo en otra receta).
  3. Una vez que el pollo esté a temperatura ambiente, desmenuza en trocitos pequeños.
  4. Calienta el aceite a fuego medio, agrega el pollo y cuece hasta que se caliente de nuevo. Agrega la salsa de tomate, agrio de naranja y puerrito. Sazona con sal al gusto. Retira el pollo del fuego y reserva.
Para la masa
  1. Ralla la yuca y auyama (separadas) con el lado fino del rallador (guayo).
  2. Con una tela de algodón limpia exprime la yuca hasta que saques todo el líquido que sea posible. Retira cualquier pedazo grande o grumo que haya quedado,
  3. Mezcla la yuca y auyama y reserva.
  4. Mezcla la leche, agua y bija, hierve a fuego muy bajo hasta que el líquido reduzca a la mitad (debes obtener 1¼ taza de líquido). Cuela para eliminar los sólidos.
  5. Mezcla la mantequilla, sal y ajo en polvo y mezcla. Vierte sobre la yuca y mezcla bien.
Para envolver
  1. Corta las hojas de plátano en cuadrados de 5 x 5 pulgadas [13 x 13 cm] cms aprox. Lava y reserva.
  2. Pon 3 cucharadas de la masa en el centro de uno de los cuadrados de hojas de plátano.
  3. Pon 1 cucharada de relleno en el centro. Encima pon 3 cucharadas de la masa envolviendo la carne.
  4. Envuelve la hoja formando un sobre. Cubre con el papel de hornear y ata con el hilo firmemente.
  5. Cuando termines todos, pon a hervir dos litros de agua al fuego en una olla profunda.
  6. Cuando el agua este hirviendo, coloca todos los pasteles en el agua hirviendo e hierve a fuego medio por 35 minutos. Agrega agua si es necesario para que no se sequen.
  7. Desempaqueta antes de servir.

Notas
Chequea la receta de pasteles en hoja para que veas como envolverlos con fotos paso a paso.

Si quieres congelarlos, envuelve muy bien con filme plástico y congela crudos (sin hervir) por hasta seis meses. Si deseas servir al otro día, guarda si hervir en la nevera e hierve antes de servir.

Switch to our mobile site